28.5.13

El déficit de atención está detrás del 25 % del fracaso escolar

Padres piden que la Lomce asuma las necesidades especiales de los niños

SARA CARREIRA

La Voz  28 de mayo de 2013

 

La hiperactividad la padece uno de cada veinte niños, y tarda años en ser diagnosticada.PABLO ARAÚJO

Uno de cada veinte niños o adolescentes en España tiene trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), pero esta proporción del 5 % se dispara entre los que dejan sus estudios obligatorios sin terminar, llegando al 25 %. Incluso más, según un estudio británico realizado por la doctora del Kings College de Londres Susan J. Young, una de las principales expertas internacionales en la materia, el 30 % de quienes están en las cárceles sufren este trastorno y no han sido tratados.

Para dar a conocer el problema y ofrecer esperanza a los padres, ayer se presentó en Madrid el primer Libro blanco europeo del TDAH, acto al que acudió la propia doctora Young, autora principal del texto. Por la parte española estaban Javier Quintero, jefe de Psiquiatría del hospital Infanta Leonor de Madrid; y el presidente e la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al TDAH, Fulgencio Madrid.

Este último explicó que solo cuatro comunidades -Murcia, Navarra, Canarias y Baleares- han recogido este trastorno en sus protocolos escolares y por eso los padres de niños con TDAH quieren que la nueva ley de educación, la Lomce, reconozca a los alumnos con este trastorno como escolares con necesidades específicas. Para eso ya se han dirigido a los diferentes grupos parlamentarios, para recabar su apoyo en una futura enmienda a la ley. Otro asunto que preocupa a los padres es el coste del tratamiento. Aunque el diagnóstico y seguimiento se hace en la Seguridad Social -derivados desde el pediatra al servicio de salud mental infantojuvenil de su área sanitaria-, la enfermedad todavía no se considera crónica, por lo que los padres deben costear gran parte de los fármacos, entre 40 y 50 euros al mes, frente a los 4 euros que supondría su estatus de crónica. La crisis, alerta Madrid, ha hecho que algunos niños dejen de recibir la medicación.

Síntomas

Actualmente no hay una única prueba que sirva para diagnosticar el TDAH, y tiene que ser un especialista el que firme el resultado. Sin embargo, hay algunas conductas que pueden alertar a los padres, profesores o pediatras de que tal vez el niño sufra este trastorno si a los cinco o seis años se distrae fácilmente, olvida las cosas con frecuencia, cambia rápidamente de una actividad a otra, tiene problemas para seguir instrucciones, fantasea demasiado, tiene problemas para terminar una tarea sencilla, pierde libros y juguetes con frecuencia, se mueve de forma casi incontrolada (retorciéndose incluso), corretea en todas partes, toca todo lo que ve, es muy impaciente, dice comentarios inadecuadas y tiene problemas para controlar sus emociones.

Fuente: La voz

Publicar un comentario