12.6.13

La policía turca carga y acorrala a los indignados en el parque Gezi de Estambul

 

 

TURQUÍA | Choques violentos

  • Los agentes utilizan bolas de plástico, gas pimienta y agua a presión
  • El 'premier' Recep Tayyip Erdogan sentencia: 'No habrá más tolerancia'
  • Médicos denuncian que cientos de manifestantes están heridos, cinco graves

Lluís Miquel Hurtado | Estambul

Noche de máxima tensión en Estambul donde miles de indignados turcos piden la dimisión del gobierno turco tras las amenazas del primer ministro Erdogan, que ha 'ideado' el asedio, advirtiendo que se le había acabado la paciencia y que a partir de ahora "no habrá más tolerancia".

Las duras palabras del 'premier' turco se han materializado esta madrugada. El desalojo parece inminente y las fuerzas de seguridad han acorralado a los manifestantes del parque Gezi que están literalmente "atrapados" y rodeados de vehículos policiales y tanques de agua. Se han sucedido las cargas de la policía contra los manifestantes que dispersan los manifestantes lanzando gases lacrimógenos, balas de plástico y gases pimienta.

 

El objetivo de las fuerzas de seguridad es rodear el campamento para cercar a los indignados y desalojarlos. Entran y salen del campamento en una estrategia de acordeón. Las fuerzas de seguridad se han empleado a fondo en su empeño por 'limpiar' la zona y han lanzado varias bombas de gas pimienta en la enfermería del campamento.

En el perímetro de la plaza, las fuerzas de seguridad han montrado una suerte de control para requisar las máscaras de gas que utilizan los manifestantes para amortiguar los efectos secundarios de los gases. Algunos testigos en la zona apuntan incluso que algunos agentes han roto con martillos las máscaras.

 

 

 

Horas antes del asedio, la policía había ofrecido a los indignados una tregua. La condición es que abandonen la plaza de Taksim y se queden sólo en el campamento.

Los enfrentamientos, que han dejado cientos de heridos, se han sucedido a lo largo del día y todo apunta a que continuarán toda la noche. El gobernados de Estambul, Huseyin Avni Mutlu, ha asegurado que la operación policial seguirá "de día y noche" hasta que la "plaza quede libre para los ciudadanos".

Los agentes han atacado a los manifestantes con pelotas de goma y lanzan mucho gas pimienta, tanto, que las columnas de humo marcan desde lejos el lugar de los enfrentamientos.

 

Policía Turco dipara en la cabeza a un manifestante.
Convocada una nueva manifestación

La Plataforma de Solidaridad con Taksim ha convocado una protesta a las 19.00 (hora local) y han emitido un comunicado para exigir a Erdogan tres cosas: la liberación inmediata de los detenidos, el cese de las cargas policiales con gas pimienta y la anulación todos los proyectos urbanísticos que afecten al parque Gezi.

 

Dentro de Gezi se vivía una calma tensa, con escas de ansiedad. A la enfermería del parque llegaban heridos de consideración leve, pero parecía que la policía no se atrevería a entrar en la simbólica acampada.

 

 

Justo al mediodía, un contingente de 200 policías comenzó a replegarse de Taksim en dirección a la calle Gumussuyu, aunque los agentes mantienen 10 tanquetas de agua a presión distribuidas por la plaza. Al menos un millar de manifestantes formó un pasillo alrededor de la columna de policías cantando "hombro con hombro, contra el fascismo".

 

 

 

Cuando los agentes estaban a punto de abandonar completamente la plaza, volvieron a cargar con especial virulencia contra los manifestantes. El desalojo ha dejado 270 personas heridas, cinco de ellas graves, según denunció la Asociación Médica Turca.

 

 

Otras 80 han sido atendidas por diversas molestias. Al menos 70 de los heridos sufren quemaduras en diferentes partes del cuerpo por las balas de gas pimienta de la policía.

Los proyectiles de gas han incendiado varias tiendas de campaña y las llamas han sembrado el caos dentro del campamento. Los 'indignados' han conseguido sofocar el fuego, que podían haber causado una tragedia en caso de prender en otras tiendas.

 

 

Operación policial

El desalojo comenzó alrededor de las 7.30 horas. Dos vehículos de agua a presión (llamados TOMA) entraron con al menos 140 policías y retiraron los carteles colgados en el Atatürk Kültür Merkezi, uno de los edificios que rodea Taksim.

 

 

A partir de ahí empezaron a 'limpiar' la plaza de Taksim con agua a presión, y a disparar gas pimienta contra un grupo de manifestantes que se enfrentaba a ellos con piedras.

 

 

Al poco, fueron llegando más refuerzos. Una parte de los manifestantes intentó dialogar con la policía y pactar no entrar en la acampada. Pero, al mismo tiempo, grupos de presentes, apostados en una calle aledaña de Taksim y en la zona de obras peatonales, continuaron tirando piedras y botellas, lo que llevó a la policía a seguir cargando.

Según incidió la policía, su intención sólo era desalojar la plaza de Taksim, no el campamento de Gezi, donde duermen varios centenares de personas.

 

 

Balance de víctimas

La Asociación Médica Turca habla de cientos de manifestantes heridos en el desalojo y en los choques con los agentes. En concreto, Ahmet Özdemir Aktan, presidente de esta organización declaró que se han tratado decenas de traumatismos craneales debido al impacto de los botes de humo disparados a corta distancia por los antidisturbios.

 

 

 

Hay cinco heridos graves y Aktan se refirió en particular a una persona que sufrió una fractura grave y que ha tenido que ser hospitalizada para ser operada. Sin embargo, según el gobernador de Estambul, Hüseyin Avni Mutlu, el desalojo sólo ha dejado unos pocos heridos, ninguno grave ni hospitalizado.

 

 

La policía mantiene 10 tanquetas de agua a presión distribuidas por Taksim, cuatro de ellas en la entrada del campamento.

Mientras, los manifestantes intentan reconstruir los tenderetes destrozados por el agua, situados dentro y fuera de la plaza. Dentro del campamento hay un millar de personas.

 

 

Uno de los focos de más tensión está en una barricada formada por unos cincuenta jóvenes de distintas facciones de ultra izquierda. Están fuera de parque, sobre la parte de Taksim que estaba en obras de peatonalización antes de que empezara todo. La policía ha intentado negociar para que dejen de enfrentarse a ellos, pero estos chavales no quieren hablar retirarse y ocupar sólo el espacio del parque hasta que la policía se retire de Taksim.

La carga se ha producido en el undécimo día desde que los disturbios arreciaron en el centro de Estambul y 15 días después de que un grupo de activistas ambientalistas acampó en el parque de Gezi para evitar que se talaran sus árboles.

 

 

Pese a que la intención inicial del primer ministro Erdogan era reconstruir unos antiguos cuarteles otomanos para que albergaran un centro comercial, las protestas llevaron al líder político a asegurar que ya no era tal su intención, sino usar esas mismas instalaciones para albergar equipamientos culturales.

 

 

Detenidos también 49 abogados

Según el periódico turco 'Hurriyet', la policía ha detenido a 49 abogados en los tribunales de Çaglayan, en Estambul. Unidades especiales de intervención irrumpieron en el interior de la Corte, donde un grupo de profesionales de la abogacía se manifestaban en apoyo de los acampados.

 

 

 

Según este mismo periódico, alrededor de un centenar de compañeros de trabajo se han manifestado en el exterior del cuartel de policía donde han sido trasladados. Exigen la liberación de sus colegas.

FOTOS: REUTERS

Publicar un comentario