7.6.13

La Casa de Campo resucitará como Ciudad de Emergencia

 

 

 

  • Botella concentrará los servicios de Seguridad, Samur y Protección Civil en antiguos pabellones del ferial
  • Ahorrará 5,6 millones en alquileres a partir de 2014 porque La Pipa y el Comisariado precisan rehabilitación

 

Hace 17 minutosNuria Platón. 

MADRID- Juntos, pero no revueltos y perfectamente coordinados. La Casa de Campo será el lugar más seguro de la capital con el traslado de la Jefatura de la Policía Municipal y de la Dirección General de Emergencias y Protección Civil a los pabellones más cercanos al Madrid Arena. Allí se integrarán con la base del Samur-Protección Civil, la Sección Canina de la Policía, las Unidades Centrales de Seguridad –ya instaladas allí– y otras secciones de la Policía Municipal que también se mudarán a la Ciudad de las Emergencias.

El propósito es unificar todos los servicios centrales de Emergencias y Policía en un mismo lugar para lograr un doble objetivo: por un lado, se ganará en eficiencia y coordinación al estar separados entre sí por apenas unos cientos de metros y, además, el Ayuntamiento de Madrid se ahorrará los 5,3 millones de euros de alquiler que paga al año por la actual sede de la Jefatura de la Policía Municipal, en la calle Albarracín, donde trabajan más de 500 funcionarios.

Desde el Ayuntamiento de Madrid destacaron que la privilegiada situación del recinto ferial de la Casa de Campo, con conexión prácticamente directa a la M-30 y a la M-40, lo hacen el lugar idóneo para centralizar la Seguridad y Emergencias madrileñas. Además, el hecho de que ya haya unidades de Samur y Policía instaladas en la zona ha facilitado la creación del complejo Semad (Seguridad y Emergencias Madrid), que se ha inspirado en la ciudad de la seguridad de Moscú. A esto se añade que la llegada de un millar de empleados municipales a la zona, con tres turnos de trabajo, contribuirá a revitalizar los restaurantes que forman parte del recinto ferial de la Casa de Campo, en el llamado paseo de la Gastronomía. Del mismo modo, fuentes municipales destacaron que se trata de un proyecto abierto a futuras ampliaciones.

Así, los agentes y trabajadores de la Jefatura se mudarán al Pabellón de la Pipa, donde se celebró el último Rastrillo de Nuevo Futuro el pasado mes de diciembre. Igualmente, ocuparán este espacio y el adyacente Pabellón 29, que antes ocupaban las oficinas de Madrid Espacios y Congresos, la empresa municipal que gestiona el recinto ferial de la Casa de Campo, distintas unidades de la Policía y la Coordinación de Seguridad y Emergencias.

En total, serán otros 400 trabajadores municipales de la Dirección General de Seguridad, la Subinspección de Policía Judicial y las unidades de Atestados de Tráfico, Asuntos Internos, Gestión Disciplinaria, la Unidad de Salud Laboral y Relaciones Institucionales de la Policía Municipal los que se trasladarán desde la actual sede de la calle Plomo hasta el Pabellón de la Pipa y el Pabellón 29. Igualmente, desde la Avenida del Mediterráneo se moverán los 120 funcionarios de la Dirección General de Emergencias y Protección Civil, que ocuparán el edificio de Oficinas del Comisariado, conocido porque el consistorio madrileño se lo prestó a la Audiencia Nacional durante los cuatro meses que duró el juicio por el 11-M, dado que necesitaba un espacio más amplio para albergar a todos los encausados y letrados que participaron.

Tanto el edificio de la Avenida del Mediterráneo como el inmueble de la calle Plomo quedará a disposición del Área de Gobierno de Economía, Hacienda y Participación Ciudadana para que lo utilice como le resulte conveniente, ya sea para su venta, tal y como se ha hecho con otros inmuebles municipales, como para que lo ocupen otros departamentos municipales y deshacerse de más alquileres de sedes que lastran las cuentas municipales.

Amortización rápida

El proyecto, que anunciará hoy la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, en el Debate sobre el Estado de la Ciudad, se pondrá en marcha en los próximos meses y está previsto que esté funcionando para finales de 2014. Antes es necesario rehabilitar los pabellones de la Pipa, 29 y Oficina del Comisariado para que puedan ser reconvertidos en oficinas. Fuentes municipales señalaron que, si no hay ningún obstáculo, las obras de reforma comenzarán en los primeros meses del próximo año. El coste de esta rehabilitación y del traslado de más de un millar de funcionarios será de 11 millones de euros que, según señalaron desde el consistorio, se amortizará en dos años al dejar de pagar el alquiler de la calle Albarracín.

1.722 hectáreas con mucha historia

Los inicios

Años 60

Se construyen en la Casa de Campo los primeros grandes pabellones de la capital: el de Cristal, el de Convenciones, la Pipa o el Teatro.

El auge

Años 70

A la actividad de los nuevos pabellones se une la apertura del Zoo, del Parque de Atracciones y el Teleférico. Se limita la velocidad en el recinto.

El declive

Años 80-90

Se levanta IFEMA en el Campo de las Naciones. Un nuevo espacio moderno que poco a poco «roba» la actividad a la Casa de Campo.

El repunte

Año 2002

Ruiz-Gallardón le devuelve la actividad con el Madrid Arena construido como parte de las instalaciones para la candidatura olímpica de Madrid 2012.

El «reciclaje»

Últimos años

En el último tiempo se han aprovechado los pabellones para albergar desde el juicio del 11-M, hasta de almacén de carrozas de Reyes.

El futuro

La llegada de Eurovegas

Proyectos dedicados al turismo de convenciones, como Eurovegas, iban a acabar con la Casa de Campo. Por ello será reutilizada para las Emergencias.

 

MADRID

Publicar un comentario