21.6.13

Final NBA | Miami Heat 95-88 San Antonio Spurs

 

Miami gana la NBA a unos exhaustos Spurs y 'el Rey' James agranda su leyenda

 

Lebron James, campeón por segunda vez / MIKE SEGAR (REUTERS)

FRAN MENAFRAN MENA 21.06.2013

LeBron James sigue en su empeño de convertirse en el mejor jugador de la historia del baloncesto, y va por buen camino. Con 37 puntos del 'Rey' los Heat se han impuesto en casa a unos San Antonio Spurs (95-88) en el séptimo y decisivo encuentro de las finales de la NBA.

Parece que la edad y la exigencia de la serie ha pesado en las piernas de unos veteranos Spurs que tuvieron la final ganada en el sexto partido con 5 de ventaja a 21 segundos del final y esos regalos se pagan.

En este último encuentro los Heat han mostrado una seriedad y competitividad tremenda, menteniendo una ligera ventaja en el marcador durante todo el partido. Con un LeBron James a la altura de los mejores de la historia acompañado de un Wade de vuelta (23 puntos y 10 rebotes) y el invitado sorpresa, Shane Battier, con 6/8 en triples y 18 puntos.

El partido comienza de cara para los Spurs

En los primeros diez minutos de juego los Spurs conseguían imponerse, dejando claro que si cualquier otro equipo se hubiera venido abajo después de perder así el sexto, ellos no.

Los Spurs se basaban en un buen Leonard y un Duncan inmenso, el 'sophomore' anotó 4 puntos y 6 rebotes y el mejor ala-pívot de la historia del baloncesto aspiraba al cuádruple doble con 4 puntos, 3 rebotes, 2 asistencias y 3 robos. Primera ventaja de cinco puntos para ellos.

Hasta entonces, en Miami lo de siempre, cuatro de James y Wade y dos de Chalmers, diez puntos. Pero apareció la segunda unidad, Battier con tres triples sin fallo casi consecutivos y el 'pájaro' Andersen con dos puntos más para dar la vuelta al marcador y poner a Miami cinco por encima (21-16).

Gary Neal salva el peor momento de los Spurs en la primera mitad del partido (33-27), con un triple inverosímil desde nueve metros, contra tabla y en la cara de LeBron.

Igualdad extrema hasta el último momento

Apenas había diferencias significativas en el encuentro, al descanso se llegaba conun46-44 para Miami y para el último cuarto los Spurs rebajaron la distancia a uno (72-71).

Tras nueves meses, casi cien partidos, tantos puntos, tantos rebotes, tantos tapones... Todo por decidir en los ultimos doce minutos, la gloria o la decepción. Battier comenzaba el último cuarto con otro triple y ya iban 4/4.

A siete minutos del final el partido parecía romperse, con una falta de 'campo abierto' de Gary Neal, los Heat tenía tiros libres y posesión y se pusieron siete arriba. Momento crítico para los Spurs.

Pero los veteranos nunca se rendían, cuando peor estaban las cosas aparecían unsuperlartivo Kawhi Leonard (se ha hecho mayor en este final), o un dos más uno deTim Duncan o un triple de Ginobili para mantenerse como se diría en ciclismo, 'haciendo la goma'.

LeBron es demasiado jugón

Pero un LeBron James incostestable decidió el partido, tomó la responsabilidad en los momentos decisivos no falló. La táctica que resultó tan efectiva en el sexto no valía, si le flotaban la clavaba de larga distancia y si salía el defensor, penetración y canasta o falta. Así es imposible.

LeBron es el máximo anotador de la historia en los séptimos partidos, con 33,9, una décima por encima de Michael Jordan. El jugador de Akron anotó 37 puntos, con 12 rebotes y 4 asistencias.

Kawhi Leonard con 19 puntos y 16 rebotes y Tim Duncan con otro doble-doble (24+12) fueron los mejores de los Spurs. Tony Parker y Danny Green no llegaron a ser la sombra de ellos mismos en partidos anteriores, los dos tiraron 12 veces a canasta y el primero anotó tres, y el segundo solo uno.

Shane Battier, el invitado sorpresa de este séptimo encuentro, le robó el acierto en el tiro a Danny Green, que a pesar de dos lamentables últimos encuentros pasará a la historia con más triples anotados en una serie final. Battier se quedó en 6/8 de tres puntos.

Así se puso punto y final a este curso baloncestístico 2012-13 con el segundo anillo consecutivo para LeBron James y sus Heat, que amenazan con aonvertirse en una dinastía dominante en la NBA durante los próximos años.

Los San Antonio Spurs deben estar orgullosos de su actuación. Han tenido contra las cuerdas al mejor equipo de la NBA y los dominadores de la última década han conseguido hacer temblar a los que dominarán la próxima, con muchos años de diferencia entre los dos equipos.

Publicar un comentario